Principio de Arquímedes aplicaciones

Las aplicaciones del principio de Arquímedes son muy variadas, esto se remonta a la historia. En 212 BC, el científico griego Arquímedes descubrió que un objeto que es sumergido en un fluido es impulsado hacia arriba por una fuerza igual al peso del líquido desplazado por el objeto.

El peso del fluido desplazado puede encontrarse matemáticamente de la siguiente forma: E es el empuje, f densidad del fluido, V volumen de fluido desplazado, g la aceleración de la gravedad y m la masa o sea E: -m g: pf-g V

Es importante observar que la fuerza de empuje no depende en el peso o la forma del objeto sumergido, sólo el peso del fluido desplazado. El principio de Arquímedes se aplica a todas las densidades. Si la densidad del objeto es mayor que el del fluido, el objeto se hundirá. Si la densidad del objeto es igual a la del fluido, el objeto no se hundirá o flotará. Si la densidad del objeto es menor que la del fluido, el objeto flotará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>